Capítulo 15

Categorías Diario de una jubilada2 comentarios

Hola, amigos:

Muchas veces cuando pienso, me doy cuenta de que estoy viviendo una vida regalada desde hace diez años. Es como si durante esos años haya vivido una vida que no me pertenece. Una enfermedad sobrevenida en aquel tiempo me auguraba una vida triste y dolorosa. Y llegó mi gran oportunidad, la curación de mi enfermedad fue lo más parecido a un milagro, y no puedo olvidarlo, así que durante estos últimos años he vuelto a disfrutar de la salud y además de la tranquilidad, la paz interior, el cariño de todos que se confundía con mi alegría por la vida, la amistad y el amor. Durante este tiempo tan feliz los demás me han hecho sentirme especial, viva, admirada y he disfrutado de ello al máximo. Me siento muy agradecida.

Y sigo con esa vida regalada, aunque a veces las hormonas mañaneras se levantan con el pie izquierdo, pero les hablo con firmeza y noto que se asustan y huyen despavoridas hasta que desaparecen. Espero que no se atreva a visitarme ningún demonio que intente llevarme al lado del enemigo, porque si llegara, estoy dispuesta a luchar como entonces, como ahora, como siempre.

La vida no hace más que darme oportunidades, que ni puedo, ni debo, ni quiero rechazar.

Gracias, gracias, gracias.

Sigo con la vida y os voy contando.

Hasta pronto, amigos.

2 pensamientos en “Capítulo 15

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.