Capítulo 3

Categorías Diario de una jubilada1 Comentario

Hola, amigos:

Esta vez os voy a hablar de mi novela desde la tranquilidad de mi casa. Hace tiempo empecé a escribir mi primera novela y se me está haciendo el parto largo. No solo tienes que escribirla, sobre todo tienes que pensarla. Cada día, cada hora, cada minuto está ahí en tu mente y no te deja pensar en otras cosas. Voy a intentar terminarla este año, aunque esta segunda parte se me está haciendo difícil porque la trama no la veo clara.

Ahora que me he jubilado y que me he pasado un verano tomando el sol celebrando mi libertad, he retomado mi novela y mis clases para terminarla. Sueño con publicarla y que os llegue lo antes posible. Os iré contando, también, como se desenvuelve este, creo, mi último empuje hasta conseguirlo.

Ahora ya no paseo mis ideas de bolso en bolso, ni se me pierden por el camino. Antes, en mi etapa laboral, escribía en papeles que guardaba en el bolso de turno para que no se me olvidaran incorporarlas a mis escritos. Luego, con el estrés natural del trabajo se me olvidaban, cambiaba de bolso y se quedaban mis ideas perdidas después de haberlas paseado por todas partes. Ideas de ida y vuelta.  Luego, aparecían nuevas ideas que desbancaban a las antigüas. Ahora las ideas las tengo más claras, porque aunque siga escribiendo en cualquier parte, procuro llevar una pequeña agenda en el bolso que al final del día suelo revisar.

Todo lo grande, empezó por una idea…

Hasta pronto, amigos.

 

 

1 pensamiento en “Capítulo 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *