Capítulo 6

Categorías Diario de una jubilada3 comentarios

 

Hola, amigos:

 

Una cena de nochebuena plagada de test de antígenos, PCR y vacunas recién puestas ha sido el toque navideño de la noche. Nos hemos reunido que era lo importante, sin escatimar en risas, y comidas con sus bebidas hasta no poder más. Menos mal que previamente había hecho ayuno intermitente y había perdido tres kilos y eso me ha permitido comer como si fuera una leona hambrienta. Y luego el baile también ha ayudado un poco a hacer la digestión.

Esperamos intranquilos la llegada de Papá Noel. Las niñas nerviosas preguntaron este año si Papá Noel son los padres, -¿Pero cómo van a ser los padres? ¿Vosotras veis a los papás capaces de volar con los renos y colarse por los balcones o las chimeneas?, -es verdad abuela, no pueden ser los padres… Uffff.

Un nuevo año está a punto de asomarse y yo con estos pelos, así que he decidido hacerme un regalo y me he ido al Corte Inglés a comprarme una plancha de pelo platinum de una marca muy conocida. La más cara, fijaos si es cara que nos han dado a mi hija y a mi un cursillo sobre el manejo y ya de paso me han peinado. Haciendo las cuentas me he dado cuenta que en seis meses la tengo amortizada, vale la pena. Animo a todo el mundo que tenga pelo a comprarse una. Ahora que vienen  los Reyes Magos, es un buen momento para incluirlo en la carta.

Otra vez a esperar, esta vez al nuevo año, el 2022. Os cuento en breve.

Felices fiestas, amigos.

 

3 pensamientos en “Capítulo 6

  1. Les pediré a los Reyes Magos una plancha como la tuya, a ver si hay suerte. Ya te contaré, Manoli. Como siempre, muy amenas tus anécdotas. Me gusta tu diario.
    Besitos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *