Capítulo 8

Categorías Diario de una jubilada2 comentarios

Hola, amigos:

De nuevo estoy a vuestro lado, y ya han pasado los Reyes,  y tengo que deciros que por supuesto mi rey Melchor ha sido muy generoso conmigo. He recibido tanta energía para disfrutar de este nuevo año que compartiré con todos vosotros que no sé donde guardarla. Si alguien necesita un poco que me lo diga. Así que estad preparados para lo que se avecina.

Esta vez no os puedo contar nada de Adriana. Ella en el cole y los demás un poco aislados por si acaso el virus se queda con alguno de nosotros y contagia al resto. Solo un poco más de paciencia esperando que pase de largo.

Esta semana tengo previsto iniciar el camino del ejercicio. Y no, no es ir a caminar, me he propuesto ir al gimnasio a hacer zumba, espero poder probarlo y ver cómo me sienta, a ver si lo puedo sobrellevar. Os contaré qué ha sido de mí…

Ya me despido. En unos días más y mejor.

Hasta pronto, amigos.

2 pensamientos en “Capítulo 8

  1. Querida amiga: no te veo moviendo el body en ese rítmico movimiento, pero si te lo has propuesto, a por ello…. ¡¡¡Que no se diga!!!
    Besos de tinta.
    Teresa

  2. ‘Pues preparate! Yo para empezar habría elegido algo más «suavecito». Pero ya veo que es verdad que te sobra energía. ‘Suerte!

Responder a Teresa Argilés Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.